relaciones

16. esta el pueblo de Teloloapa, en un asiento
de unas cuestas no muy altas, todo cercado de gran
des pedregales...

 

 

Firma

Florencio M. Salgado

Sin llegar a ser esta la biografía oficial de Florencio M. Salgado, aportamos algunos datos esenciales de la vida de un teloloapense importante desde finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX.

Fue hijo del sr. Cipriano Salgado y Margarita Cuevas, nació en 1867 y falleció el 15 de agosto de 1953. Contrajo nupcias con María de Jesús Gama con quien procreó varios hijos.

Por una parte señalado como cacique de la época del porfiriato y terrateniente, no puede evitarse tener que reconocer su visión empresarial, pues a él se debe la instalación de fundiciones mineras y de distintas fábricas; abarcó la fabricación de aceites comestibles, pastas, refrescos, alcohol de caña, jabones, hilados. Destacado comerciante con su almacén "La fortuna", expendía abarrotes, bonetería, papelería, y ferretería y venta de cristales –la construcción conocida como “el castillo”, iniciada el 6 de mayo de 1896, fue realización suya.--, logró instalar una sucursal bancaria que cerró sus puertas en plena revolución.

Fue un hombre educado y conocedor de la cultura griega, tanto que a algunos de sus hijos los bautizó con nombres helénicos; Aquiles, Elena, Héctor - este último muchos teloloapenses de treintaytantos lo recordarán como "don Héctor" el de la ferretería. Su interés en la educación manifiesta a través de distintas actividades le dieron a Teloloapan en las primeras décadas del siglo XX el adjetivo de "La Atenas de Guerrero", inclusive en la construcción que aloja al reloj monumental se nota la influencia griega puesto que es una síntesis del templo el Partenón.

En el campo de la política se desempeñó como Prefecto político del distrito de Aldama en varias ocasiones, florencio fue diputado a la Legislatura local del Estado de Guerrero en la época de Damián Flores y candidato a diputado federal.

Entre otros beneficios a su pueblo natal se enumeran;

Existen, sin embargo, controversias en torno a las actividades realizadas por don Florencio M. Salgado, a consecuencia de la Revolución se le acusó de quedarse con los fondos de los accionistas de la Compañía Industrial "La Suriana", S. A., de vender la maquinaria; tuvo demandas judiciales por complicidad en el robo de metales a la Compañía Reforma Minning & Milling Co., de Campo Morado; de auto robo en el Banco de Guerrero. En sus aspiraciones para ser diputado federal se le señaló por múltiples delitos electorales que lo favorecieron como candidato triunfador por el 7° distrito electoral del estado de Guerrero.

En la actualidad aun es cuestionable si efectivamente fue el donador del reloj público o simplemente un gestionador ante los empresarios de Campo Morado.

Queda, de este modo, el juicio de la historia sobre este teloloapense, de cuyas obras subsisten iconos aun rescatables en esta ciudad.

La crema en la U
agosto, 2007